Una rodillera podría servir como cargador para corazones artificiales

Aunque todavía no es una realidad, los estudiantes de ingeniería de la Universidad de Rice, EEUU, están cada vez más cerca de crear un cargador cardíaco a partir de una rodillera. El dispositivo ortopédico ha sido modificado para que sea capaz de generar energía con cada curvación de la rodilla al caminar o correr. Para conseguirlo, la rodillera tiene un motor que se une a la articulación de la prótesis que luego canaliza la energía en una batería. A cada paso se generan 4 vatios.

La rodillera serviría de complemento para el corazón que han desarrollado Omar Kabir y John Bartos, la Houston Cameron International, la compañía que patrocina a dicha universidad. “Hemos añadido un sistema de conversión y almacenamiento de energía que no estaba presente en el dispositivo a principios de este año”, dijo Hutson Chilton, bioingeniero que, además, se encarga de estudiar la viabilidad y sostenibilidad del proyecto.

El dispositivo, dicen, es lo suficientemente cómodo de llevar durante largos periodos de tiempo. Lo han probado incluso en pacientes en cintas de correr. “Tuvimos un diseño anterior listo para fabricarlo, pero intentamos hacerlo más ligero y más fácil de llevar y de vivir con él”.

“Hemos pasado por un proceso muy largo para llegar a donde estamos hoy. No queríamos a alguien caminando con un motor de 6 pulgadas de la rodilla y en funcionamiento en tablas“. El equipo espera que una futura versión pueda suministrar energía de forma inalámbrica a los dispositivos médicos.