Un nuevo producto podría usarse para recuperar funciones de movimiento.

En la actualidad siguen apareciendo nuevos avances que pretenden lograr la recuperación de la movilidad, y el último de ellos, de la mano de un equipo científico del Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos e Ictus de Bethesda, EEUU, ha logrado reactivar los músculos que se encontraban paralizados en un 80% de animales de ensayo.

Esto ha sido posible mediante el uso de un nuevo químico con el que se consiguió que 21 de 26 ratones con lesiones en la médula recuperasen la capacidad de moverse u orinar tras el tratamiento. No todas lograron recuperar las funciones de caminar al completo, o caminar y orinar, pero algunas si que lo consiguieron. De los 26 ratones, 21 recuperaron al menos una función.

Lyn Jakeman, uno de los autores de la investigación afirma que “es un gran paso hacia la identificación de un nuevo agente para ayudar a las personas a recuperarse totalmente”.

El producto es un péptido ISP que se creó para apagar los receptores proteoglicanos en las neuronas, y viajar por las membranas a través de todo el sistema nervioso centralm por lo que el compuesto puede moverse fácilmente por el tejido lesionado e inyectarse directamente en la médula espinal.

Según los investigadores se debe seguir avanzando en este tipo de tratamiento, ya que podría usarse como seguimiento terapeútico de las lesiones en la médula espinal.