Se implantan con éxito vaginas cultivadas en laboratorio

Han sido implantadas por primera vez y con éxito vaginas cultivadas en laboratorio. El logro ha sido anunciado en la conocida revista Lancet. Las receptoras de estas vaginas eran cuatro adolescentes nacidas con el síndrome Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser, abreviado MRKH, una extraña enfermedad que sólo afecta a una entre 5.000 mujeres generando un subdesarrollo o incluso la ausencia total de vagina y útero.

Las operaciones fueron realizadas entre 2005 y 2008, pero se ha esperado todo este tiempo para poder comprobar si aparecía alguna complicación a largo plazo. Según ha declarado el director de esta investigación, Anthony Atala, las mujeres operadas tienen unos niveles normales de deseo, excitación, placer y orgasmos. “Con este estudio ya existe otro ejemplo de cómo las técnicas de medicina regenerativa se pueden aplicar a una variedad de tejidos y órganos” declara Atala.

Para hacer esto posible se extrajo un fragmento de vulva de las mujeres mediante una biopsia, y luego hicieron crecer las células. En sólo cuatro semanas ya existía un material suficiente como para implantarlo, capa a capa, en estructuras biodegradables en forma de vagina, a medida de cada una de las mujeres.

Cuando todo estaba preparado, los cirujanos del Hospital Infantil Federico Gómez en Mexico D.F, hicieron una cavidad en el abdomen de las mujeres donde insertaron las nuevas vaginas, cosiendolas al útero. Finalmente, todo acabó según estaba previsto. Conforme las estructuras biodegradables se disolvían, las células de laboratorio ocupaban el espacio de los órganos sexuales, formando nuevos tejidos incluidos nervios y vasos sanguíneos.

Al cabo de seis meses las mujeres ya habían empezado a menstruar y a tener relaciones sexuales satisfactorias y sin problemas, hasta el día de hoy y probablemente para toda la vida.