Primeros auxilios en caso de traumatismo craneal

Un traumatismo craneal es cualquier tipo de traumatismo que lesiona el cuero cabelludo, el cráneo o el cerebro. La lesión puede ir desde un pequeño abultamiento en el cráneo a una lesión cerebral grave.

El traumatismo craneal puede ser cerrado o abierto.

  • Cerrado significa que usted recibió un impacto fuerte en la cabeza al golpear un objeto, pero el objeto no rompió el cráneo.
  • Abierto o penetrante significa que usted fue golpeado con un objeto que rompió el cráneo e ingresó al cerebro. Esto suele suceder cuando uno se desplaza a alta velocidad, como al salir disparado a través del parabrisas durante un accidente automovilístico. También puede suceder por un disparo en la cabeza.

La mayoría de estas lesiones son menores porque el cráneo protege el cerebro. Algunas lesiones son tan graves que requieren hospitalización. Aprender a reconocer un traumatismo craneal serio y administrar los primeros auxilios básicos puede salvar la vida de alguien.

En caso de traumatismo craneal de moderado a grave, tome las siguientes medidas:

  1. Llame al número local de emergencias.
  2. Revise las vías respiratorias, la respiración y la circulación de la persona y, de ser necesario, inicie la respiración boca a boca y RCP.
  3. Si la respiración y la frecuencia cardíaca son normales, pero la persona está inconsciente, trátela como si hubiera una lesión de columna. Estabilice la cabeza y el cuello colocando las manos en ambos lados de la cabeza de la persona. Mantenga la cabeza en línea con la columna y evite el movimiento. Espere a que llegue la ayuda médica.
  4. Detenga cualquier sangrado, presionando firmemente con un pedazo de tela limpio sobre la herida. Si la lesión es grave, tenga cuidado de no mover la cabeza de la persona. Si la sangre empapa la tela, NO la quite, sino que coloque otro pedazo de tela encima de la primera.
  5. Si sospecha que se produjo una fractura craneal, no aplique presión directa en el sitio del sangrado ni tampoco retire ningún residuo de la herida. Cubra la herida con un apósito de gasa estéril.
  6. Si la persona está vomitando, gírele la cabeza, el cuello y el cuerpo hacia el lado como una unidad para prevenir el ahogamiento. Esto también protege la columna, la cual siempre se debe presumir lesionada en el caso de un traumatismo craneal. Los niños con frecuencia vomitan una vez después de un traumatismo craneal, lo cual posiblemente no sea un problema, pero llame al médico para recibir una orientación adicional.
  7. Aplique compresas de hielo en las áreas inflamadas.

Un traumatismo craneal más grave que implique sangrado o daño cerebral se debe tratar en un hospital. Para un traumatismo craneal leve, es posible que no se necesite ningún tratamiento. Tenga en cuenta, sin embargo, que los síntomas de un traumatismo craneal pueden aparecer posteriormente.

En el caso de un traumatismo craneal no se debe:

  • Lavar una herida de la cabeza si es profunda o está sangrando mucho.
  • Retirar ningún objeto que sobresalga de una herida.
  • Mover a la persona a menos que sea absolutamente necesario.
  • Sacudir a la persona si parece mareada.
  • Retirar el casco de la víctima si sospecha que se produjo un traumatismo craneal grave.
  • Levantar a un niño que se ha caído si presenta signos de traumatismo craneal.
  • Tomar alcohol dentro de las primeras 48 horas siguientes a un traumatismo craneal grave.